Imágenes María García San Narciso

Por Adriano Luciani

CiU cierra la campaña de las europeas, vinculando el resultado del domingo al proceso por la independencia, ante las casi 3000 personas que, aún así, no llenaban el Palau Olímpico de Vall D’Hebrón.

Dos son las palabras clave que han dominado el mitin final con el cual Convergencia i Unió ha cerrado su campaña electoral este viernes: movilización electoral e independencia.

El candidato de CiU a las europeas, Ramon Tremosa, en su último discurso previo a la votación del 25 de mayo, ha exhortado a una presencia masiva a las elecciones para que siga siendo posible el sueño de la independencia y estas sean “las últimas europeas de una Catalunya autonómica”.

“Los catalanes son un pueblo en movimiento y el partido que mejor ha canalizado este movimiento ha sido Convergencia i Unió”, ha asegurado el candidato después de insistir en la exigencia de que Catalunya reivindique el respaldo que pretende de Europa con una verdadera demostración de interés. Tal como ha afirmado Tremosa, los objetivos de CiU, respecto a los demás partidos, son los únicos que puedan acercarse a una auténtica visión europeísta y abatir el centralismo madrileño.

Gran ausente por motivos de salud, el líder de Unió Democrática Duran i Lleida que, justo al comienzo del mitin envió un twitter para confirmar y demostrar su total apoyo a Tremosa. Lo curioso fue que el sereno rostro de Tremosa no tomó el protagonismo al culminar el acto. Tampoco lo tuvo el número dos, Francesc Gambús, cuya presencia ha pasado casi desapercibida. La sorpresa estuvo en Artur Mas.

“Ahora es el momento de reconfirmar las instituciones catalanas a través de los tres objetivos del consenso político, del liderazgo y de la mayoría social”, ha aseverado Mas subrayando cómo estos objetivos tienen que convertirse en los tres grandes puntos de fuerza del pueblo catalán. De hecho, para que Europa empiece a mirar de verdad hacia Catalunya, dijo el president, es necesario que la nación catalana muestre y tenga claro todo lo que puede aportar a la unión.

“Necesito a lado la gente, no sólo detrás empujando ni delante tirando, sino al lado, dándonos todos la mano”, ha dicho Mas, en uno de los picos más agudos de su estrategia política.

El refuerzo de CiU a las próximas europeas se configura como fundamental para que Catalunya pueda “reclamar a Europa que respete la decisión democrática y pacífica que el pueblo catalán adoptará en la consulta del 9 de noviembre”, ha dicho Mas vinculando las elecciones del 25-M a la posibilidad que Europa acepte y comprenda plenamente las razones y la necesidad del proceso soberanista catalán.

“No quiero levantar muros ni fronteras”, ha dejado claro en su discurso el líder de CiU, destacando la importancia de una Unión Europea capaz de defender y proteger a una sociedad como la catalana, ya que esta posee un sinfín de elementos que puede aportar a la totalidad de Europa.