El PSOE impactado por los resultados del CIS (Infografía)

 JENNIFER RAMIREZ

La encuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) conmocionó a los dirigentes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE): no se esperaban datos tan negativos, y menos procedentes de un barómetro de encuestas oficial, que suele ofrecer proyecciones realistas de cara a las elecciones. El PSOE se juega no solo el liderazgo de Pedro Sánchez, sino su propia existencia. Una pérdida electoral podría sumirle en la crisis más profunda de su historia reciente. Varios sondeos de institutos demoscópicos privados venían advirtiendo que el PSOE podía deslizarse por debajo de los 100 escaños, la barrera psicológica que antes dividía el éxito del fracaso.

ResultadosCISEn 2011, Alfredo Pérez Rubalcaba llevó al partido a su peor marca histórica en las elecciones generales: 110 diputados y un 28.76% de los votos. Desde el círculo de Pedro Sánchez se apuntaba que había que esperar a la encuesta del CIS, porque ofrecería una visión más aproximada del clima del país, dado el tamaño de la muestra. Sin embargo, el pesimismo se hizo presente: la encuesta dio como resultado una baja del 5% en los escaños con respecto a octubre, entre setenta y siete y ochenta y nueve. Una horquilla amplia, y en el mejor de los supuesto, por debajo de los noventa diputados.

¿Dónde está la medida del éxito o del fracaso de los socialistas este 20-D?

Existen varios factores en juego. En la noche electoral, habrá que observar la distancia con el Partido Popular (PP), la posición en el podio, la ventaja respecto al siguiente de la lista y el número de diputados. Así, noventa escaños podría ser un dato digerible para el PSOE si queda cerca de los populares, y saque bastantes cabezas a los emergentes.

Si Sánchez gana y gobierna, él y el partido están salvados: si no vence pero se queda por encima de los cien escaños,  se interpretará como un resultado aceptable. Si queda por debajo, dependerá del resto de variables. Pero si se queda en el entorno de los ochenta asientos o menos, o se precipita por detrás de Ciudadanos, la lectura será de un rotundo fracaso.

Los ciento treinta escaños con los que la dirección soñaba hace dos meses parecen hoy muy lejanos hoy.

Infográfico PSCjpg