Abstencionistas “apadrinan” los votos de la emigración

RUTH DE LA ROSA GARCÍA
Después de la crisis económica muchas personas en España emigraron al extranjero. Sobre todo estudiantes y profesionales que fueron en busca de un trabajo. Este fenómeno ha hecho que mucha gente haya acabado mudándose a países tanto en Europa como en otros continentes. A raíz de los cambios en la legislación electoral gran parte del electorado no podrá votar por correo como en años anteriores. La ciudadanía se ha movilizado para crear soluciones como “Marea Granate”, que pone en contacto a abstencionistas solidarios con emigrantes que no han podido tramitar su voto.

José Martínez cena mientras los barceloneses desayunan. José es uno de los españoles que se fueron del país debido a la crisis económica, que hizo que este treintañero se fuera en busca de un futuro, a otro continente. José es ingeniero informático y tras varios empleos mileuristas en la ciudad condal decidió emprender un viaje con billete sólo de ida. En la actualidad vive en Taiwán y a dos días de las elecciones, aún no ha obtenido la papeleta para votar. Raquel Tinoco, voluntaria abstencionista, lo hará por él.

“Intenté votar por correo para las elecciones municipales y puesto que no me lo permitió la burocracia y los plazos, desistí para las generales”, se queja el joven.

José no pretende votar por la vía “normal”. Lo ha probado de todas las maneras posibles. “Todo esto viene por el voto rogado“, comenta indignado. “Para mas INRI, Taiwán no es un Estado reconocido por España, a causa de la política externa con China, que bloquea a este Estado.” En Taiwán además, no hay consulado español y los trámites se han de hacer a través de la Casa España. José explica que el papeleo donde él vive va mucho más lento “ya que la documentación debe pasar por el consulado de Manila o Hong Kong.”

Barcelona, 19/12/2015. Votantes españoles que no han podido recibir su papeleta piden "padrinos" para poder votar en la plataforma ciudadana Marea Granate. Foto: Ruth de la Rosa de la web de www.mareagranate.org
Barcelona, 19/12/2015. Votantes españoles que no han podido recibir su papeleta piden “padrinos” para poder votar en la plataforma ciudadana Marea Granate. Foto: Ruth de la Rosa de la web de www.mareagranate.org

Según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) hay más de dos millones de personas con nacionalidad española que residen en el extranjero. En el año 2015 el porcentaje de emigración en España ha aumentado en un 6,1% respecto años anteriores. Argentina, Cuba, Estados Unidos, Reino Unido y Ecuador son los países con mayor incremento de población emigrada.

La ciudadanía española residente en el exterior está obligada a “rogar” su voto desde enero de 2011, debido a la reforma de algunos artículos de la legislación electoral española, pactada por el Partido Popular (PP), Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la coalición catalana de Convergència i Unió (CiU). Estos cambios tienen efectos directos en la participación electoral y hacen que la abstención crezca. Para José es una renuncia “obligada” al voto.

A pesar de esta legislación, cabrá preguntarse por qué hay gente que no ha podido conseguir las papeletas para ir a votar. Existen varios motivos que dificultan esta tarea. Marea Granate, movimiento ciudadano que conecta voluntarios abstencionistas con votantes en el extranjero, explica los motivos. El primero de ellos es que el censo electoral en el extranjero se cerró el 1 de agosto “sin previo aviso”. Aquellas personas que no estaban ya inscritas sólo podían modificar esta situación desplazándose en persona al consulado, la semana del 2 al 9 de noviembre en horarios de oficina, lo que dificulta el acceso para inscribirse como ERTA (en tránsito). Si se consigue la inscripción ya empieza el trámite de rogar el voto que, para los ERTA, también se hace en persona.

Barcelona, 2015. Marea Granate es una iniciativa ciudadana que contacta a abstencionistas con votantes que residen en el extranjero y aún no han recibido las papeletas. Captura de pantalla: Ruth de la Rosa. Web: www.mareagranate.org
Barcelona, 2015. Marea Granate es una iniciativa ciudadana que contacta a abstencionistas con votantes que residen en el extranjero y aún no han recibido las papeletas. Captura de pantalla: Ruth de la Rosa. Web: www.mareagranate.org

Una vez rogado el voto comienza la segunda etapa que plantea problemas diferentes. A muchas personas se les ha denegado el voto según Marea Granate “porque la fotocopia no se veía bien” o porque el consulado “no tramita el cambio de país a tiempo, falta un sello, una firma o algo similar.”

Si finalmente se consigue sobrepasar la burocracia, puede pasar que la papeleta no llegue a tiempo, en algunos casos sin saber exactamente por qué y en otros por complicaciones con los servicios de correos en los países de destino. “¿Crees que un cartero de un pueblo chino sabe leer o traducir una dirección escrita en español y llevar la carta a su destinatario?”, se pregunta Pablo García, uno de los representantes de Marea Granate.

Raquel Tinoco será la mano voluntaria que hará que José pueda votar en las elecciones generales del 20 de diciembre. Raquel conoció esta iniciativa gracias a un reportaje de televisión. Esta voluntaria no tenía pensado ir a votar porque cree “que no se soluciona nada con lo que yo piense”. Tanto José como el hermano de Raquel, que vive en Nueva York, son jóvenes que según ella, “se tienen que marchar porque aquí (en España) no se pueden ganar bien la vida. Se necesita un cambio real“, afirma contundente.

Barcelona, 19/12/2015, Raquel Tinoco es una de las voluntarias que votarán este 20D por los emigrantes que no podrán por residir en el extranjero. Foto: Raquel Tinoco
Barcelona, 19/12/2015, Raquel Tinoco es una de las voluntarias que votarán este 20D por los emigrantes que no podrán por residir en el extranjero. Foto: Raquel Tinoco

Marea Granate ya ha rescatado más de 3.000 votos pero aún quedan más de 12.000 personas que según datos de la propia plataforma aún “necesitan un donante”. El voluntariado se ha extendido hasta las mesas electorales y gracias a estas personas parte de los dos millones de españoles y españolas que han emigrado podrán votar, a pesar de los impedimentos burocráticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *