ANA LERÍA

La ambición política de independencia de Catalunya ha derivado a una ambición empresarial. En los últimos años han surgido una decena de empresas catalanas que ganan dinero con la imagen de la estalada, la bandera independentista. Producen y venden zapatos, tazas, camisetas, llaveros… hasta fundas para el DNI con motivos independentistas.

La manifestación del año 2010 en apoyo al Estatut de Catalunya, organizada por Ómnium Cultural, supuso un punto de inflexión en el conocimiento en el resto de España de la situación catalana. Pero es el 11 de septiembre de 2012, la Diada, cuando realmente el mercado se revoluciona, como coinciden los propietarios de las tiendas y empresas que comercializan el merchandising de la estelada. Empresas como Vamcats, Oniricat o Decograf surgieron con el boom del independentismo; otras, como Regalo Personal, fabricantes de relojes, se reinventaron; y las últimas, como Samaterra o Productes de la Terra, ya existían como tal.

Adrià Carbonell y Mireia Coll creyeron que sería buena idea poner al alcance de los catalanes camisetas alusivas a sus reivindicaciones, como se hacía en otros países. Samaterra nace en 2007, con su primer diseño de camisetas. Desde que ellos producen y distribuyen “costaba mucho vender a las tiendas, que no veían muy claro el tema relacionado con la independencia, pero a partir de 2012 el mercado ha ido en aumento”.

Para Carbonell el mercado no se ha visto saturado, aunque reconoce que sus ventas han disminuido un poco. Pero afirma que hubo personas que se lanzaron a crear camisetas y luego no pudieron darle salida: “la gente intenta liquidar sus stocks y la situación política tampoco anima a ir a comprar camisetas”. Ellos venden unas 20.000 camisetas al año. Su competencia directa es Productes de la Terra, otra de las empresas más longevas y experimentadas en el sector. Estos no solo producen ropa, sino que disponen de un amplio abanico de productos con los que satisfacer a éste creciente mercado de consumidor catalán.

En primer plano, las zapatillas Vamcats en una tienda de productos independentistas "made in Catalunya".

En primer plano, las zapatillas Vamcats en una tienda de productos independentistas “made in Catalunya”.

Desde 2003 vende ropa, cultura y licores catalanes. Desde alimentación producida en su totalidad en Catalunya, hasta libros editados por y para catalanoparlantes. Y tienen una visión de futuro de la situación política que se vive en la Comunidad Autónoma. Tienen previsto cómo reinventarse en caso de que obtuvieran la independencia del resto de España.

Oniricat y Decograf surgieron a partir de la explosión de esteladas en los balcones de Catalunya, pero ambos con historias diferentes. Oniricat es una empresa creada por Nuria Pedro y Jordi García, publicista y diseñador gráfico. De ellos surgió la idea a partir de un conflicto con el Ajuntament de Badalona, que era su cliente. En el año 2011 abrieron la página web Oniricat donde promocionaban su producto. Según Nuria, “durante el 2011 se notó mucho movimiento social pro estelada, pero durante 2013 y 2014 hubo una bajada de ventas”. Afirma que la consolidación de la Assamblea Nacional Catalana (ANC)  y la venta de su material oficial para los actos multitudinarios que convoca, hace que se vea “muy mermada la venta de la competencia”.

Por su parte, Decograf nació en la red después de la multitudinaria manifestación en el Passeig de Gracia del 11 de septiembre de 2012. Sus fundadores prestaban servicio de diseño a distintas entidades y a particulares, pero viendo el éxito de la estelada y la independencia, decidieron reinventarse, para así adaptarse a la demanda del público general. En su página web se venden distintos productos que ellos mismos diseñan y que van a la moda además de tener motivos independentistas. Ellos aprecian subidas de ventas durante fechas significativas. “Experimentamos un aumento considerable de ventas en septiembre de 2013. Lo que vendimos durante la diada fue equivalente al resto de ventas durante el año”. Ellos además, tienen presencia en ferias durante el verano y afirman que durante esos eventos “vendemos mucho, quizá porque la gente se prepara para la diada”.

Las cifras de ventas e ingresos no están globalizadas, porque hay distintos productores y porque principalmente los productos se distribuyen desde la Assamblea Nacional Catalana. Los encargados de las tiendas y empresas coinciden en que hay un alud de compras cuando hay un evento concreto y la ANC diseña un modelo de camiseta o gorra que luego distribuyen en los puntos de ventas. La cantidad de packs que vendieron para la diada de 2014 fue de 230.000 unidades aproximadamente. Afirman que vendieron casi 1.300 senyeras esteladas y más de 3.800 pulseras de silicona.

Por su parte, La Botiga Vilaweb ha facilitado un top 10 de ventas durante 2014. Entre las tres primeras se sitúan el “pack para la vía y diada”; en segundo lugar, la funda para el DNI, y en un lejano tercer puesto, una camiseta limitada con el lema “Vull Butà”.

Con todo, los productores en su gran mayoría comparten que el mercado se ha visto saturado, y los comerciantes reconocen que con la producción de artículos “Made in China”, sus ventas han decaído y que ha habido una gran oferta para una demanda que ha ido decayendo poco a poco. Coinciden en que deberán renovarse para poder mantener sus empresas.