Fernanda Gómez

El PSC cerró su campaña electoral en Barcelona. La estrella de la noche fue el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien no perdió la oportunidad de arremeter contra el presidente del gobierno central, Mariano Rajoy. El aspirante a la alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, habló unos minutos y prometió una Barcelona más inclusiva e igualitaria.

Al ritmo de rock y ante cerca de 2.500 asistentes se presentó el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, quien abrió su discurso aludiendo a la batalla entre el actual alcalde Xavier Trías y la candidata de Barcelona en Comú, Ada Colau. Por su parte, la alcaldesa y candidata a la reelección de Santa Coloma de Gramanet, Núria Parlón, crítico al gobierno central por impulsar la austeridad europea y bajo el lema “no hemos parado el golpe sin dejar de soñar”, aseguró respetar los derechos básicos. Núria Marín quien también busca la reelección en L’Hospitalet de Llobregat, reiteró su posición política (“ser socialista se lleva en el corazón”) y criticó a Convergencia i Unió por darle la espalada a los jóvenes.

Mitin electoral de Jaume Collboni, candidato a la alcaldía de Barcelona.

Pedro Sánchez hizo su aparición estelar en medio de ovaciones y hablando catalán. Con la frase “Rajoy es el presidente del pasado y pasivo”, y aseguró que los días del actual presidente y su gobierno están contados. Sánchez lo acusó de no remediar la crisis territorial que existe en Catalunya y fracturar la historia democrática de España. Para el secretario general del PSOE, el PP ha dividido al país, atacando al catalán como lengua e intentando enfrentar a todos, sin tomar en cuenta que España es un país diverso. “Necesitamos un pacto de generaciones y la derecha de Catalunya y de España lo están rompiendo”.

El discurso general de la noche fue en pro de los jóvenes, los parados, los pensionados y el estado de bienestar. Sánchez también aprovecho el mitin para hacer referencia a las recientes declaraciones de Rajoy en donde asegura haber creado empleos, acusándolo de explotación laboral por los bajos sueldos de muchos de éstos. Sánchez llamó al voto el próximo 24 de mayo, prometiendo terminar con el alto precio de los medicamentos para los pensionados y reducir el IVA cultural, y aseguró que de ganar los socialistas derogaran la reforma fiscal.

Los recientes casos de corrupción tampoco quedaron fuera y antes de presentar al candidato a la alcaldía, Sánchez cerró su discurso afirmando que si alguien tenía interés en saber las cuentas del PSOE las tenía en Internet, mientras que para saber las del PP habría que preguntarle a Bárcenas, lo que genero aplausos de los asistentes.

Tras más de una hora después de empezado el mitin y con un auditorio visiblemente más vacío que al inicio, Jaume Collboni tomó el escenario y lo primero que dijo es que ya tenía la lista de la compra para Barcelona, haciendo referencia a las inversiones, provocando aplausos. Collboni criticó al actual alcalde y también aspirante a la reelección Xavier Trías, de no salir de su despacho en cuatro años y se comparó diciendo que él sí es de barrio.

Asistentes al mitin de Jaume Collboni y Pedro Sánchez, Barcelona, 19/05/2015.

Asistentes al mitin de Jaume Collboni y Pedro Sánchez, Barcelona.

Dentro de sus propuestas subrayó la diversidad cultural, religiosa y de raza que existe en Barcelona, asegurando estar a favor de la igualdad. El candidato que habló en catalán y castellano, recordó los gobiernos socialistas pasados y sus logros como la creación de estaciones del metro y las reformas en barrios como el Carmel y Bon Pastor. “Gobiernos progresistas y socialistas son los que han cambiado Barcelona”, aseveró. También apeló por la unidad con los movimientos sindicales y vecinales.

Collboni puso el toque de gracia a la noche cuando cantó fragmentos de la rumba Barcelona tiene poder, y afirmó “Barcelona es poderosa”, lo cual generó risas de los asistentes, que en su mayoría eran adultos mayores.

Antes de cerrar al grito de “Visca Barcelona i Visca Catalunya”, el aspirante a la alcaldía le hizo la petición pública a Pedro Sánchez, “cuando seas presidente del Estado, sé amigo de Barcelona y no te olvides de Sants ni de la Sagrera”.